Dictadura

Cuando Ramón llegó al Museo del Barro ante la posibilidad de mostrar su trabajo me intrigó particularmente una serie de las que nos mostró.

En algunos de sus trabajos, los globos o bocadillos no contenían palabra alguna. Mi incógnita se disipó cuando Ramón nos contó que para poder publicar estos cómics en su Guinea Ecuatorial, le habían dicho que se cuidara, que midiera sus palabras a la hora de redactar esos bocadillos. La manera que encontró Ramón para decir lo que quería decir, fue callar.

Pero callar no es no decir nada. Callar es decir nada. Es hacer hablar a esa nada. Convertirla en acto.

En poesía se habla de blanco activo. Un poema lleva consigo muchos silencios. Pero esos silencios, partes en blanco en la visualidad del poema, no son mero lugar sin palabra. Ese blanco en el poema está diciendo algo, simplemente porque no lo dice. La no enunciación resulta así una enunciación.

Pocos lo sabíamos antes de conocer a Ramón, pero Guinea Ecuatorial tiene mucho en común con Paraguay (menos el petróleo). Hoy y desde 1979, el país es gobernado por Teodoro Obiang que llega al poder tras un golpe militar que derroca a su tío, Francisco Macías –el dictador anterior, y no es broma- (encuentre las diferencias con nuestra propia historia). Su gobierno ha estado plagado de denuncias de violaciones a los Derechos Humanos.

Y Ramón no quisiera medir sus palabras ante lo que le ha tocado vivir, entonces dice esa nada. Dice el silencio y habilita  con él un espacio, una superficie, pero no la llena. En ese espacio se espera la palabra porvenir con su doble filo de promesa o amenaza.

Esa omisión no está sola, viene respaldada por un gesto. Un gesto generoso. Ramón, ante los sucesos de junio de 2012 en Paraguay, no puede callar más. Viene de una dictadura y se instala en Paraguay, y no puede creer que el despotismo le siga, como una nube hecha tan solo de rayos y centellas encima de él. Ese gesto se apodera de él y va hasta la manifestación enfrente a la TV Pública (hoy con distinto nombre), accede a ese Micrófono Abierto que para él era toda la posibilidad de palabra e inscribe su enunciado, dicho, con todas sus palabras.

LIA COLOMBINO